¿Qué es la Haloterapia?

Las terapias de sal empezaron en las minas de sal de Wieliczka, cerca de Cracovia, en el sur de Polonia.

La Haloterapia es una terapia totalmente natural y libre de medicamentos. Consiste en respirar un ambiente saturado por micropartículas de Sal natural de origen mineral. Además, está clínicamente demostrada su eficacia para afecciones pulmonares. De la misma manera, proporciona importantes beneficios a las personas con problemas respiratorios,  dermatológicos y estrés.

¿Cómo funciona la Haloterapia?

La sal es procesada en micropartículas por halogeneradores. Estos la dispersan posteriormente en la Cueva de Sal de forma homogénea y controlada. La sal, inhalada con la respiración normal, reduce la inflamación, amplía las vías respiratorias y favorece la expulsión de la mucosidad. Por su parte, absorbe y elimina toxinas y alérgenos y fortalece el sistema inmunológico.

Las partículas que se depositan en la piel ayudan a equilibrar el pH. De la misma manera, inducen los procesos de reparación y regeneración de la piel. Esto hace que se estimule el crecimiento celular y la microcirculación. Además, la formación de las salas a base de sal y piedras del Himalaya, suelo, paredes y techo, generan una gran cantidad de iones negativos. Estos iones ayudan a contrarrestar el influjo de iones positivos de los muchos dispositivos electrónicos que usamos todos los días. Así, se mejora la salud mental y emocional y ayuda a relajarse.

También se diferencia del uso de la sal utilizada en aerosoles. En el caso de la Haloterapia las partículas se respiran en seco. Es decir, para hacer llegar el producto con acción terapéutica a los bronquios no se emplea el vapor como vehículo, como se hace en la Aerosolterapia.

La acción de la atmósfera salina se ejerce a través de la piel y los pulmones, así como por la situación relajante que normalmente se genera en las estancias en que se aplica.

Halogeneradores

Los halogeneradores son las máquinas encargadas de procesar la sal mineral de roca en micropartículas respirables. Esto hace que se mezclen con el aire de la sala hasta alcanzar la saturación deseada. De esta manera, esta saturación es controlada por un indicador de concentración salina que se encuentra en el interior de la sala. Dicho indicador envía las órdenes de arranque y parada al halogenerador para mantener un nivel estable de concentración de aerosol. A su vez, mantiene la sala en unas condiciones óptimas de temperatura y humedad. Así, se favorece la absorción de las micro partículas y se consigue el máximo beneficio de la sal en las vías respiratorias.

Nuestros halogeneradores, bajo supervisión médica, son máquinas de última generación, controlados de forma manual o a distancia por dispositivos móviles o tablets. Están fabricados con todas las garantías y certificaciones de la CE. La sal utilizada responde a las exigencias de la sal común comestible o la farmacéutica (NACI). Es absolutamente desaconsejado el uso de sales con contenido elevado de magnesio o yodo, como las sales del Mar Muerto, más adecuadas para baños de relajación.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies