Historia de la Haloterapia

La historia de la Haloterapia se remonta a antiguos textos médicos chinos, así como a varios pasajes de la Biblia que hacen referencia a la utilización de la sal con propósitos médicos. El padre de la medicina, Hipócrates, era conocido por usar la sal para curar los problemas respiratorios de sus pacientes.

Aunque el uso de la sal con fines curativos ha sido común desde la Edad Media, la haloterapia se popularizó en el siglo XIX, cuando se observó que los trabajadores de las minas de sal en Wieliczka, cerca de la ciudad polaca de Cracovia, explotadas sin interrupción desde el siglo XIII, no tenían los problemas respiratorios que sufría el resto de la población. Es entonces cuando se estableció el primer centro de curación en Polonia, Velicko, para tratar las diversas enfermedades respiratorias, especialmente el asma. Luego se abrieron sanatorios para los asmáticos en las cuevas de sal natural en Alemania, Suiza, Hungría, Bulgaria y Yugoslavia.

Desde los años 90, la investigación científica sobre la acción beneficiosa del ambiente salino respirado en su entorno natural, minas y cuevas de sal, ha llevado a médicos y científicos a intentar reproducir estas condiciones en la superficie, con resultados positivos. De ahí han surgido las modernas salas de sal, cuevas o “salt rooms” que recrean el ambiente de las minas de sal y reproducen los aerosoles salinos que se respiran gracias a la tecnología de los Halogeneradores, aparatos que lanzan micropartículas respirables de sal en un ambiente de temperatura y humedad controladas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies